.-.

Subir cuesta arriba descalzo

sobre un asfalto de vidrio,

es así que se siente

intentar tu perdón.



Arrodillarse y pararse

trescientos sesenta días incontables,

sucesivamente e indeseables.



Como tener la boca seca,

y la lengua perpleja,

de tanto implorarte

que des de beber

a mi sed inconstante.



Secarse las lágrimas con fuego,

y tener de disparo cada latido,

históricos y confundidos.



Llorarte con ácido

y sentirte en la piel:

perforar y enloquecer.



Como si la fe me esquivara,

y la parca me encontrara.

Como si yo buscara pero no me animara.



Y si la suerte me acompañara…

tal ves mañana pueda,

Correr hasta tu casa.

Cantar una canción.

Y decirte que te amo.

1 comentario:

PATRICIA PALLERES dijo...

HOLA!!!, VENGO A COMPARTIR CONTIGO LA ALEGRÍA
DE LOS 100 AMIGOS DE “RINCÓN DE AMIGOS” Y PARA FESTEJAR TE INVITO A
PASAR A BUSCAR “EL BRINDIS”…
COMO ASÍ TAMBIÉN EL REGALO A LAS “MAMÁS”…

CARIÑOS Y BESOS
PATRY